31.12.17

Organización made in China

¡Hola! ¡La desaparecida ha decidido dejarse caer una vez más por aquí!

Sé que llevo desaparecida mucho tiempo pero he estado atareadilla: he vivido una mudanza eterna, sigo empeñándome en sacar todo sobresalientes y, para colmo, ¡he entrado a formar parte del equipo de Guitar Calavera (un magazine online de temática rockera y metalera)! ❤️ Si queréis leerme más habitualmente podéis hacer una visitilla a la web, estaremos encantados de recibiros.

¡Esto de aquí lo hizo Pablo!

Aunque ya lo dije por Twitter durante el próximo mes tendréis mínimo tres entradas en el blog, empezando por ésta. Estoy preparando también mi balance del año y aguardo la llegada de un paquetito para un InviertArte (que en cualquier caso, espero tenerlo en mis manos no más allá de febrero). Soy consciente de que tengo pendiente otra entrada sobre mis anécdotas derivadas de mi intolerancia a la lactosa pero, sinceramente, ponerla ya me parecía demasiado pesado. Por lo tanto, hoy os traigo algo más ligerito (aunque extenso, tomaos algo mientras lo leéis) y que alimente vuestro consumismo navideño... ¡O para que le deis trabajo a los Reyes!

Aunque ya lo veréis más extensamente en mi balance y propósitos para el nuevo año, os adelanto que quiero organizarme más a partir de ahora. En general me cuesta muchísimo comenzar mis tareas si no las he puesto por escrito antes o tengo recordatorios en el móvil. No sé, mi cerebro necesita materializarlas de alguna manera antes de realizarlas. Además, a partir de ahora voy a estar inmersa en varios proyectos tanto personales como laborales, así que compaginarlos mentalmente y pretender recordarlos por inspiración divina sería tentar demasiado a la suerte (o a la desgracia, según cómo se vea). Como añadido, pese a que la tecnología me encanta, siempre que intento planificarme con herramientas informáticas soy un auténtico desastre. Debido a todas estas circunstancias, por más que me cueste, necesito usar un sistema de organización, físico, a partir de ahora.

He estado cavilando de mil maneras distintas cómo hacerlo, ahora que llega enero, y al final he decidido separar blog y entorno doméstico (facturación, labores...) de mi vida diaria y trabajo. Para lo primero, ya que no lo voy a mover de casa, usaré un archivador pequeño que tengo en casa, de monstruos muy cuquis. Para lo segundo, siendo consciente de que tenía que ser papelería que me encantase y que me resultase práctica valoré varias posibilidades:
  • Usar otro archivador. Descartado, es algo demasiado aparatoso con lo que cargar en mi día a día, y también hay que contar con el abre y cierra de las anillas para incluir y descartar hojas 
  • Imprimir plantillas y encuadernarlas. Tampoco me sirve, las espirales me suponen un fastidio a la hora de escribir.
  • Usar una libreta escolar al uso. Aunque tuvieran portadas preciosas, presentan el mismo inconveniente que el caso anterior.
  • Formato Midori. Los cuadernillos tienen un ancho pequeño para mi gusto, necesito páginas amplias, y las gomas no terminan de convencerme.
  • Emplear un cuaderno de lomo encolado o cosido. ¿Fácil de transportar? Sí. ¿Tiene anillas? No. ¿Y espirales incómodas? Tampoco. ¿Hay opciones de formato A5? Claro. ¡Bingo!
No pretendo decir que cualquiera de los otros métodos es inválido, cada cual puede organizarse como prefiera y le resulte más cómodo (con un archivador, por ejemplo, si cometemos un error podemos quitar la página de forma sencilla y añadir otra nueva). Estoy hablando de lo que creo que a mí me va a funcionar.

Ahora que ya sabía qué soporte físico debía escoger de qué forma plasmaría mis tareas en él y, cómo no, decidí subirme al carro de los Bullet Journal. Que eh, aquí la menda ya se ha hecho agendas antes, pero así nos entendemos todos y como que suena más moderno y a la última, ¿no? Pues nada, ¡ya era hora de empezar a buscar el cuaderno privilegiado de tan honorable tarea! El único, el inigualable, el que tendría que querer llevar siempre encima y del que no podría aburrime nunca.

Vamos a sincerarnos un poquito. Siendo prácticos, todos sabemos que cualquier libreta sirve para apuntar lo que sea que necesitemos en un momento aleatorio de nuestra aleatoria vida. Sin embargo, sobre todo si sois unos amantes de la papelería como yo, nuestro cerebro deja de ser objetivo y no nos permite emplear ese cúmulo de folios anillados que tenemos abandonado en un cajón desde que entramos en Secundaria. Por ello decidí buscar un cuaderno bonito, que me diese gusto mirar, pero que no costase más de 10-12 euros. Y entré en Aliexpress. Y se me encendió la bombilla.

Me propuse un reto:
COMPRAR EN ALIEXPRESS UN SET DE BULLET JOURNAL COMPLETO, BONITO Y DE CALIDAD POR MENOS DE 25€

Iba a necesitar:
  • Un cuaderno, a ser posible cuadriculado.
  • Algo para escribir, en mi caso:
    • Una pluma (llamadme exquisita)
    • Tinta
  • Un subrayador o marcador
  • Como mínimo un washi tape, masking tape o cinta decorativa
  • Un punto de libro
¿Y sabéis qué? ¡Lo encontré! ¡Todito! Todavía estoy esperando que me lleguen los paquetes y los evaluaré en cuanto toquen mis manos. Por si queréis ir añadiendo las cositas a vuestra cesta, os dejo por aquí fotitos de los vendedores y los links de los productos.

TODAS LAS IMÁGENES HAN SIDO OBTENIDAS DE LA PÁGINA DE VENTA DEL PROPIO PRODUCTO




¿Por qué lo escogí? Había opción en gris, portada flexible pero aparentemente resistente, papel de 100 gramos, número de páginas decente y pauta cuadriculada no muy marcada.




¿Por qué la escogí? Me encantan las estilográficas y tengo ya varias de ellas. Prefiero las metálicas porque pesan más y aportan estabilidad al trazo. Además, viene con un convertidor[LINK], con lo que me ahorro gastar en cartuchos de tinta. De todas formas, aquí[LINK] tenéis una opción en formato bolígrafo, de gel, borrables y recargables.


¿Por qué la escogí? Tengo dos tintas pero ninguna de ellas es negra y, por si no se nota, me gusta la paleta de grises. Un verde y un ocre, pese a ser preciosos, poco tienen de neutro. Además, según el reto todo debía ser comprado en Aliexpress, por lo que no tendría sentido comprar una pluma y no la tinta, ¡hasta donde yo sé no se puede escribir sólo con aire!




¿Por qué lo escogí? ¿Quién no conoce los Zebra Mildliner? Y es gris, ¡gris! Me encanta. Tenéis también muchas otras opciones como fluorescentes, de punta fina e incluso marcadores de cera.
OJO: nunca compréis rotuladores con base alcohólica para este tipo de cosas, casi con total seguridad traspasarán la página.



¿Por qué lo escogí? De vez en cuando querremos marcar una cosa concreta o pegar algo a nuestras páginas con estilo, así que como buena adicta a la papelería mona debía comprar una de estas cintas. Si cotilleáis un par de minutos por Aliexpress veréis que existen en todos los tamaños y colores, aunque mis favoritos son los de este tipo.




¿Por qué lo escogí? Quería algo que me permitiese encontrar rápidamente el momento actual. Es magnético así que no deformará las hojas como los que son tipo clip, se ve con el cuaderno cerrado y, qué carajo, es de un gato (aunque también se pueden escoger perretes). Todos en este blog sabemos los gatos son adorables. También he un segundo vendedor. Si buscáis "magnetic bookmark" encontraréis infinidad de resultados. Por cierto, el que he comprado es el negro que se ve a la derecha de la imagen.

¡Y ya estaría! El conjunto me ha salido por un total de 23,84€ pagando desde el móvil. Os recomiendo comparar precios en la web y desde la app ya que algunos vendedores tienen descuentos si compras desde tu smartphone.

Madre mía, ¡sí que ha sido larga esta entrada! Recordad que nos vemos de aquí a una semana, no os atragantéis con las uvas y ¡FELIZ AÑO NUEVO! ❤️ Muchas gracias por leerme, somos poquitos pero os aprecio muchísimo.

25.9.17

Intolerancia a la lactosa. ¿Qué es y por qué se produce?

¡Hola chicos! ¿Cómo va todo? ¿Qué tal el comienzo del nuevo curso? Iba a traeros una entrada musical (no, no era un tag) pero debido a recientes acontecimientos he decidido adelantar la que tenía planeada para dentro de dos semanas. Puede que lo haya dicho alguna vez por Twitter pero creo que nunca había hablado de ello aquí, así que os introduzco: soy intolerante a la lactosa.

Sin embargo, antes de continuar veo necesario aclarar qué es exactamente porque a diario me cruzo con mucha gente que confunde intolerancia con alergia y no, no son lo mismo. De todas formas, pretendo que ésta sea una entrada meramente introductoria así que espero no extenderme mucho.

¿En qué se diferencia una intolerancia de una alergia alimenticia?

Por un lado tenemos la intolerancia, lo que yo "padezco" (porque realmente los mutantes sois vosotros), que es simplemente que nuestro cuerpo no es capaz de procesar ciertos alimentos durante el proceso de la digestión debido a la falta de producción de ciertas proteínas que intervienen a la hora de digerir lo que comemos. Lo que habitualmente expresamos como "esto me sienta mal", vaya. Por el otro, tenemos las alergias. Una alimentaria no se diferencia de cualquier otra, simplemente el sistema inmunitario percibe como extraño un alimento y lo ataca, sin más, si bien las manifestaciones pueden diferir de una persona a otra.

Así, de forma simple, una intolerancia viene de la falta de producción de una sustancia y la alergia alimenticia es, como las demás, una respuesta inmunológica a un alimento.

¿Qué es la lactosa?

UNSPLASH

A lo bruto, el azúcar propio de la leche. De forma un poco más científica es un disacárido (un glúcido formado por dos monosacáridos) a base de una molécula de galactosa y otra de glucosa. Por ende, cualquier lácteo de por sí tendrá siempre una pequeña cantidad de lactosa. Por desgracia, ahora viene el pero. Os sorprendería la gran cantidad de alimentos que utilizan lactosa en sus ingredientes, como por ejemplo los embutidos. También, por lo general, un intolerante puede tomar pequeñas dosis de lácteos o, al menos, alimentos que contengan suero de leche, pero como yo tengo que ser la rara no puedo ni tomar leche tipificada como Sin Lactosa (mi intolerancia a día de hoy es total y absoluta y siempre queda un pequeño porcentaje de este azúcar).

¿Por qué a mí me hace daño la lactosa y la mayoría de la gente no?

Ahora vamos a lo guay, a la chicha, al meollo del asunto. ¿Recordáis la proteína que os dije más arriba que yo no producía? Pues bien, vamos a llamarla enzima, y de apellido lactasa. Todos los mamíferos, en su etapa lactante, producen esta enzima. Esto les sirve para digerir la leche materna y que no les haga daño. Cuando crecen y dejan de alimentarse de su madre dejan de necesitar la proteína y naturalmente dejan de producirla. El ser humano, a lo largo de los miles de años de evolución, ha conseguido seguir produciendo lactasa más allá de su época lactante salvo unos pocos desafortunados (que si la industria alimentaria no fuera como es no importaría, pero eso ya es otro tema).

Y ya, para finalizar:

¿Qué síntomas presenta la intolerancia a la lactosa?

Ojo, que no soy médico así que voy a hablar desde mi propia experiencia. Que nadie se me autodiagnostique, ¿vale?

A todos nos ha quedado claro lo que es la lactasa y para qué sirve, ¿no? Entonces, si no hay lactasa no se puede digerir la lactosa y si no se puede digerir la lactosa... ¿Qué pasa? Pues que ésta fermenta a lo largo de todo el sistema digestivo. Esto, que no suena nada apetecible, a mí me ha producido (si estáis comiendo, parad) desde diarreas mañaneras hasta vómitos, pero en una de mis peores épocas me destrocé tanto el intestino que terminé con anemia.

Como veis, si bien cuando alguien te dice que es intolerante (que no alérgico) es fácil entender el concepto, realmente tiene bastante más ciencia de lo que la mayoría de vosotros pensabais. Seguro que también os preguntáis el motivo de tamaña parrafada en mi regreso a la plataforma pero es que, aunque tenía algo mucho más ameno, es un tema que me toca mucho las narices por cositas que os contaré en la siguiente entrada sobre este tema (anécdotas varias, ya veréis). De cualquier forma, tengo en mente una cosita para el mes que viene que espero que os guste.

Prometo dejarme caer pronto por aquí con la continuación, ¡no perdáis de vista el blog!

3.3.17

[Inviert-Arte] ¡Artesanos que molan!

TODAS LAS IMÁGENES EMPLEADAS EN ESTE POST SON PROPIEDAD DE SUS RESPECTIVAS DUEÑAS (LAS ARTESANAS CITADAS EN CADA UNA DE LAS SECCIONES) Y ÚNICAMENTE HAN SIDO RECORTADAS PARA SEGUIR UNA MISMA LÍNEA VISUAL A LO LARGO DEL MISMO. LA INFORMACIÓN Y LAS FOTOGRAFÍAS AQUÍ EXPUESTAS TIENEN COMO ÚNICO FIN LA DIFUSIÓN DEL TRABAJO DE ESTAS ARTISTAS.

¡Buenas otra vez!

Llevo tiempo intentando escribir un par de posts de debate pero es que, directamente, no me salen las palabras. Mira que por escrito suelo explicarme bien pero últimamente este tipo de cosas se me atragantan.
Entonces, ¿qué hago aquí? Pues enseñaros cosas bonitas.

Os voy a confesar una cosa: soy capaz de cotillear cuentas en Instagram de artesanos durante HORAS. Joyería, ropa, figuras, muñecas (no, no hablo de barbis o nancis), peluches articulados… Solamente quiero a añadir una cosa a mi declaración, señoría: ojalá suficiente dinero para tanta belleza.

Como no quiero ser la única loca a la que se le caiga la baba cada vez que recibo actualizaciones de alguna de las múltiples cuentas a las que sigo voy a intentar meteros el gusanillo para que disfrutemos todos juntos y suframos mientras nos rascamos el bolsillo. ¿Qué os parece?

Voy a empezar con un producto nacional, de mi tierra, de una maravillosa señorita a la que conocí hace ya varios años. Dentro de poco abrirá una tienda física en A Coruña y, pese a que yo tire más hacia los productos con sus ilustraciones, también hace bisutería de fantasía. Os dejo algunas imágenes de sus creaciones para que se os haga la boca agua. En cuanto a precio, en mi opinión la chica se cotiza menos de lo que vale.





Ésta es la tienda de bisutería de una chica de Hamburgo. Como verés a continuación sigue una línea más oscura y brujil pero, dentro de lo que ofrece (cada una de las calaveras están esculpidas y pintadas a mano, por ejemplo), es muy barata. Quien me quiera que me regale esta gargantilla, por favor.





Aquí, en vez de linkear la dirección propia de la tienda, os dejo el Instagram de la chica. Prefiero no colocar su espacio de venta porque ni trabaja bajo pedido (lo que no quiere decir que no acepte pedidos personalizados) ni tiene un stock fijo que ofrecer, todos sus productos son únicos. Es una artesana de muñecos articulados de colección. Como podéis observar son un poco bizarrillos pero NECESITO uno en mi vida. ¡Tarde o temprano adoptaré una de estas bellezas! Eso sí, si os interesa alguna de sus figurillas preparad antes el bolsillo no sea que os dé un patatús. Ojo, que no digo que el precio sea abusivo y para mí valen cada céntimo, pero ese es un tema para otra entrada.






Alucinemos todos juntos, por favor. ¿Habéis visto esas monadas? ¿LAS HABÉIS VISTO BIEN? Ésta es otra artesana de mi wish list o, más bien, must have. Desde que la descubrí he querido uno de sus gatitos y, ahora que ha creado un Trico bebé (un bichazo muy mono de un videojuego que se llama The Last Guardian, biba el frikismo), me han entrado más ganas todavía. Ekaterina, deja de hacer esas bellezas porque quiero que me vuelvas pobre y no puedo. Al igual que en el caso anterior sus muñecos están completamente articulados. Tampoco son excesivamente caros (repito, valen cada céntimo pero son caprichos que no todos se pueden permitir).





Duendecillos, duendecillos por doquier. Ahora tendrás a una criaturilla del bosque en tu casa, podrás verla a diario, ¡abrazarla! Perdonad que me emocione pero es que son demasiado adorables. También son únicos y, que yo sepa, la creadora acepta pedidos personalizados. El precio lo desconozco así que no me lo preguntéis, no podré ayudaros.





Para hacer bastante tiempo que no me pasaba por aquí creo que no os podéis quejar, ¿eh? Bueno, quizás sí, soy culpable de alimentar vuestro consumismo, ¡lo siento! Pero seguro que no os arrepentís de haber pasado por aquí tras conocer todas estas bellezas.


¡Tengo muchísimos más artesanos de los que hablaros! Si os apetece otra entrada por el estilo decídmelo en los comentarios, estaré encantada de enseñaros lo que algunos son capaces de crear.
¡Hasta la próxima!

12.2.17

[Cuentacuentos] Musa

¡Hola otra vez!

Hoy os traigo una entrada cortita pero que espero que os guste tanto como a mí tras redescubrirla. Es un relato que elaboré en su día para una antología navideña que organizó Hollie A. Deschanel a modo de amigo invisible. Recuerdo escribirlo envuelta en una manta en la casa de piedra de mi abuela, en las habitaciones del segundo piso y muerta de frío, sólo porque me daba vergüenza que mi familia me viese tecleando y quisieran leer o preguntar acerca de la historia.

Me levanté pensando en el texto, no sé a santo de qué, y he buscado en mi correo el archivo adjunto que le envié a Hollie en su día para incluirlo en la antología. Pese a que recordaba el final de la historia lloré con él por lo que, pese a tener sus ya algo más de cuatro años, he decidido enseñároslo. No seáis muy malos conmigo y ojalá lo disfrutéis tanto como yo hace unas horas.



ATENCIÓN: FORMATO EPUB

SOLAMENTE TENÉIS QUE HACER CLIC EN LA PORTADA PARA ACCEDER A SU DESCARGA. SI POR CUALQUIER COSA A ALGUIEN LE RESULTA MÁS CÓMODO LEERLO EN WATTPAD NO TENGO NINGÚN INCONVENIENTE EN SUBIRLO A LA PLATAFORMA.

PARA DESCARGAR LA ANTOLOGÍA COMPLETA PODÉIS HACER CLIC AQUÍ O EN LA PORTADA QUE OS DEJO A CONTINUACIÓN:



31.12.16

Bye Bye

Para qué mentir, no sé cómo empezar este post.

Hace tiempo que no me paso por aquí y no porque no quiera, pero no tengo fuerzas últimamente. Sin embargo, no he dejado de leer resúmenes y propósitos para el año que llega y me ha entrado la gusa de plasmar por escrito lo que yo espero lograr en 2017. Quizás así mi cerebro se lo tome como un juramento inquebrantable y por fin me anime a cumplir algo de lo que pretendo.

El balance del año… He hecho cosas increíbles y he trabajado con gente estupenda, me llevo recuerdos emocionantes, pocos amargos y la compañía ha sido por primera vez en muchísimo tiempo la desinteresada y sincera. Sin embargo, mi estado anímico hacía mucho que no estaba tan por los suelos, estoy siempre en el medio de algunas disputas que ni me van ni me vienen y, aunque el punto anterior sea estupendo vino de la mano de unas cuantas bocas que deberían callar más pronto que tarde (por eso de que quien más habla el que menos debe).
Pese a todo no me quejo demasiado, podría haber sido peor, BASTANTE PEOR. Cada vez que recuerdo cómo terminé 2015… En fin. Y además, mi chico es un sol y hace un par de mesecillos que una angelita tuerta llegó a mi vida para llenar nuestros días de travesurillas y mimos.



Bueno, ¿qué? ¿Le damos a los propósitos o no?
  • Escribir un diario
    Es una idea que llevo barajando ya un par de años pero siempre me ha dado una pereza extrema. Sin embargo, cada vez soy más consciente del paso del tiempo(¡y eso que aún no he llegado al cuarto de siglo!), siento amor por la nostalgia y tengo muy mala memoria a largo plazo. Me parece algo hermoso que sé que me alegrará tener en el futuro y me obligará a pasar un ratito diario conmigo cada día.

  • Realizar un proyecto de 52 semanas
    Creo que no lo he dicho por aquí mas soy un intento de fotógrafa. Quiero tomármelo en serio este año y conformar un portfolio decente, así que ya me he hecho una lista de temas para todo el año que entra por si me quedo sin inspiración.

  • Ser más borde
    Quizás esto suene raro, la gente no suele querer ir a peor, pero dejad que me explique un poco: soy una persona con una paciencia infinita salvo en situaciones contadas, me callo demasiado las cosas y tengo una irrefrenable obsesión por mantener un equilibrio en mis relaciones sociales y familiares que a veces termina pasándome factura a nivel emocional. Espero poder mirar más por mí y montar follón si es necesario para que no me tomen por tonta. Prefiero cabreos explosivos puntuales a un malestar continuo, qué queréis que os diga.

  • Mejorar mi estado de ánimo
    Como ya he dicho más arriba este año se me ha hecho cuesta arriba emocionalmente hablando. No soy una persona estable y, si bien tengo momentos felices, por una o por otra no consigo ser totalmente feliz. Y entendedme, sé que la tristeza es necesaria, no obstante me encuentro en un bucle de amargura del que aún no sé muy bien como salir. Sé que es cuestión de tiempo y actitud, don’t worry, así que quiero ponerle empeño para volver a estar bien y por ello lo incluyo en mis propósitos.

  • Publicar con más frecuencia en el blog
    Qué decir aquí. Siempre digo que vuelvo tal o cual día, que os voy a traer esto o lo otro… Y al final nada. Y no es porque no tenga cosas preparadas o pensadas, creedme. Simplemente no me siento animada a la hora de escribir, esto lleva a entradas muy sosas y en fin, que para qué aburriros con melancolías. Voy a intentar llevarlo mejor este año, lo prometo.

Como véis, son poquitos pero intensos. También me gustaría, conjuntamente al proyecto fotográfico, tomarme más en serio mis redes sociales profesionales aunque eso lo considero secundario por el momento. Tampoco me importaría aprender a cantar, por ejemplo, pero para ello por desgracia necesito dinero y, siendo estudiante y teniendo un animal del que encargarme, o sucede un milagro o creo que habrá que esperar.

Bueno, saludines otra vez para los que aún seguís por aquí y bienvenidos a los que llegan. No os atragantéis con las uvas y ojalá 2017 os depare lo mejor de vuestras vidas hasta ahora.

Chanso, SOS, mis frikis (sí, todos vosotros) y mis dos fotógrafas favoritas, gracias por todo lo compartido durante 2016

16.10.16

[Avisos varios]

Buenos días a todos.

Hoy, lamentablemente, me he visto obligada a tomar una decisión que no me gusta en favor de mi propia salud: debo dejar las iniciativas en las que participo.

A grandes rasgos os diré que tengo unos horarios infernales que apenas me permiten descansar, hacen que me levante muy temprano (para sufrir el buen frío mañanero) y que vuelva a casa muy tarde, no sigo unos horarios de comidas decentes… Y esto, junto con la anemia, me ha llevado a tener las defensas por los suelos y arrastrar ya tres virus diferentes en menos de tres semanas. Si ya estoy así a mediadios de octubre no quiero ni saber lo que pasará el mes que viene. Ya he hablado con las responsables y bueno, me da rabia pero es que no me atrevo a gastar parte de mi tiempo en iniciativas porque, si lo hago, terminaré restándole horas a mi tiempo de estudio o peor, a mi tiempo de descanso.

Esto me lleva a algo relativamente bueno que me he animado a hacer, y es que como podréis ver he cambiado el diseño del blog. Aprovechando que ya no necesito un lugar para colocar los banners de las iniciativas me he deshecho de la columna lateral (la odio muchísimo) y he toqueteado varias cosas. ¡Espero que el resultado os guste tanto como a mí!

Y por cierto, ¡Halloween se acerca! Mañana tendréis una entrada sobre disfraces y estoy preparando algunos fondos de pantalla temáticos que espero que os gusten para esas fechas. El descargable estará disponible el jueves de esta misma semana.

Espero que hayáis tenido un fantástico fin de semana y que comencéis la semana con ilusión, ¡un abrazo a todos!

13.10.16

[Descargable #002] Papel de carta

Ahora sí que sí, aquí tenéis el descargable prometido. Hoy os traigo cuatro modelos de papel de carta que espero os ayuden a recuperar una tradición tan bonita como es la del correo tradicional.

Algunos os preguntaréis que a santo de qué me dio a mí por hacer estas imágenes para imprimir. Resulta que me he aficionado al #snailmail y, como por desgracia el papel industrial bonito se me salía de presupuesto, decidí hacer el mío propio aprovechando que tengo una copistería muy barata que me pilla de camino a clase.

Como ya os he dicho os doy cuatro modelos diferentes y, obviamente, a vuestro criterio queda imprimirlos a color o en escala de grises, si bien debéis recordar que están preparados para lo primero con lo que no me hago responsable si en B&N sale mal.

En caso de que os gusten hacédmelo saber y conforme los vaya diseñando para mis penpals los iré colgando aquí.

Si hacéis click en la imagen os redigirá automáticamente al ZIP correspondiente. Después, extraéis los archivos en el USB y ¡a imprimir! Eso sí, es importante que indiquéis que la impresión sea a tamaño completo para que os quede el menor margen blanco posible y aprovechar al máximo la copia.




Solamente me queda añadir que los disfrutéis tanto como yo, espero que el gusanillo de las cartas tradicionales se convierta en una gran afición para vosotros.

¡Hasta la próxima!