13.4.16

[Random #001] Cinco razones para adoptar una planta

¡Hola dulces! Hoy os quiero contar porqué decidí acoger no una, sino tres plantas en mi casa. Igual os hace gracia pensar en tener una mascota de este tipo pero os aseguro que les terminas cogiendo cariño y, lo más importante, son muy fáciles de cuidar.



Primeramente decir que las plantas que yo recomiendo, si no quieres estar pendiente de ellas a diario, son los cactus o plantas suculentas. En la imagen podéis observar a mis tres pequeñas, las trasplanté nada más traerlas a casa hace un mes y están incluso más jugositas que cuando las compré a pesar de que acababan de llegar del vivero esa misma mañana.

¿Por qué cactus o suculentas? Porque son un tipo de plantas procedentes de áreas desérticas que almacenan agua en su interior. Esto significa que necesitan muy poco riego y las hacen perfectas para quien esté buscando una pequeña responsabilidad de la que hacerse cargo. Además, crecen muy lentamente por lo que apenas habrá que trasplantarlas con el paso de los años. Otra cosa a tener en cuenta es que si vivís en pisos interiores comprar una de estas plantas es condenarla puesto que necesitan su buena dosis de luz.

Sin entrar en detalles de cómo trasplantar estas crasas, cómo preparar el sustrato o en qué recipiente colocarlas (queda como entrada pendiente) os voy a explicar las cinco razones más reseñables por las que creo que este tipo de pequeñas son una compañía adecuada:
  • Necesitan los cuidados mínimos
    Como ya os he dicho, por muy desastre que seas a la hora de cuidar un ser vivo será complicado que estas plantas se os mueran. Con regarlas un poco una vez cada dos semanas y tenerlas cerca de una ventana será suficiente.
  • No hace falta que les prestes mucha atención
    Si no eres de los que se pasan horas contemplando una maceta o la cantidad de veces que tu perro cambia de postura, precisamente por el punto anterior, con un par de minutos cada mucho será suficiente. Además, no se tumbarán encima de tu teclado cada vez que tengas que trabajar ni maullarán para que las cojas en brazos, son felices en su maceta.
  • Alegran la vista
    Oh, vamos, ¿me vas a decir que no te gusta ver un pedacito de verde dentro de casa?
  • Purifican el aire durante el día
    Biología básica: las plantas durante el día consumen dióxido de carbono y producen oxígeno. Ahora me diréis que también consumen O2 por la noche y yo os respondo... ¡Correcto! Pero puedo aseguraros que el oxígeno que nos dan supera el que consumen una vez que anochece.
  • Te suben la autoestima
    Puede parecer una tontería pero el hecho de cuidar de un ser vivo con éxito hace que nos sintamos mejor con nosotros mismos y más capaces de asumir responsabilidades.
No debéis olvidar, si os decidís a comprar una suculenta, que pese a que todas tengan cuidados específicos hay algunas un poco más especialitas que otras. Antes de elegir una crasa, si os veis un poco torpes, informaos un poco de cuáles son las más sencillas de cuidar y, una vez hayáis escogido la vuestra en la floristería de la esquina, preguntadle al dependiente si esa planta en concreto necesita algún cuidado en especial. Así os aseguraréis de que podréis darle todo lo necesario para que crezca sana y feliz.

¿Qué? ¿Os he convencido para adoptar una chiquitina? ¡Hacédmelo saber en los comentarios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario