10.6.16

[Cuentacuentos] Al otro lado del espejo

Fue una casualidad, un juego de niños.

Allí estaba yo, con mi vestidito blanco manchado por las correrías entre los arbustos y el roce contra las cortezas de los árboles. Allí estabas tú jugando con tus soldaditos de plomo. Yo fui la bailarina tullida a la que tú tomaste de la mano, haciéndola sonreír.

Y crecimos, y el juego creció con nosotros. Nos llevó al Edén, nos enseñó a contemplar el brillo de las estrellas. Con él viajamos alrededor del mundo atrapado en las palmas de nuestras manos. Aprendimos a hablar mil idiomas con tan sólo el roce de nuestros labios. Caminamos por senderos a veces oscuros, a veces despejados, estrechándonos más y más a cada paso que dábamos.

Y crecimos, y el juego nos desbordó. Tuviste que irte, me escribiste con sangre. Aprendí que el amor nunca te abandona, que se queda para siempre. Pero mi corazón se fue lejos, muy lejos, al lugar donde aún viven tus sueños, donde tus ojos todavía contemplan el amanecer día tras día. Al otro lado del espejo.

~[...]~

Y crecimos, y el juego nos desbordó. Tuve que irme, te escribí con sangre. Te regalé mi amor, mi corazón. Sabes que no había otra manera, no en ésa situación. Y sé que lo aceptaste. Sé que me esperaste. Se que tu amor por mí te hirió, te encadenó al recuerdo y te envenenó. Pero un día las cosas cambiaron, y para mejor. Otro tablero, otra partida comenzaba para nosotros.

Y jugamos de nuevo. Y reímos otra vez. Y todo volvió a ser como antes. Pero tu corazón había sangrado durante demasiado tiempo. Vida mía... Yo te asesiné. Te regalé mi amor, mi corazón. Y tú me regalaste tu aliento.

Debo dejarte ir. Vuela, sé libre. Te devolveré al principio del juego, te lo prometo. Allí donde aún viven tus sueños, allí donde todo comenzó. Volverás a aquel día en el que la dorada luz del atardecer se colaba entre las hojas, cuando te vi, mi tullida bailarina, con tu vestidito blanco de bajo de puntilla.

Te veré. Al otro lado del espejo.

Inspirado por Every Breath, de Boyce Avenue

No hay comentarios:

Publicar un comentario