25.9.17

Intolerancia a la lactosa. ¿Qué es y por qué se produce?

¡Hola chicos! ¿Cómo va todo? ¿Qué tal el comienzo del nuevo curso? Iba a traeros una entrada musical (no, no era un tag) pero debido a recientes acontecimientos he decidido adelantar la que tenía planeada para dentro de dos semanas. Puede que lo haya dicho alguna vez por Twitter pero creo que nunca había hablado de ello aquí, así que os introduzco: soy intolerante a la lactosa.

Sin embargo, antes de continuar veo necesario aclarar qué es exactamente porque a diario me cruzo con mucha gente que confunde intolerancia con alergia y no, no son lo mismo. De todas formas, pretendo que ésta sea una entrada meramente introductoria así que espero no extenderme mucho.

¿En qué se diferencia una intolerancia de una alergia alimenticia?

Por un lado tenemos la intolerancia, lo que yo "padezco" (porque realmente los mutantes sois vosotros), que es simplemente que nuestro cuerpo no es capaz de procesar ciertos alimentos durante el proceso de la digestión debido a la falta de producción de ciertas proteínas que intervienen a la hora de digerir lo que comemos. Lo que habitualmente expresamos como "esto me sienta mal", vaya. Por el otro, tenemos las alergias. Una alimentaria no se diferencia de cualquier otra, simplemente el sistema inmunitario percibe como extraño un alimento y lo ataca, sin más, si bien las manifestaciones pueden diferir de una persona a otra.

Así, de forma simple, una intolerancia viene de la falta de producción de una sustancia y la alergia alimenticia es, como las demás, una respuesta inmunológica a un alimento.

¿Qué es la lactosa?

UNSPLASH

A lo bruto, el azúcar propio de la leche. De forma un poco más científica es un disacárido (un glúcido formado por dos monosacáridos) a base de una molécula de galactosa y otra de glucosa. Por ende, cualquier lácteo de por sí tendrá siempre una pequeña cantidad de lactosa. Por desgracia, ahora viene el pero. Os sorprendería la gran cantidad de alimentos que utilizan lactosa en sus ingredientes, como por ejemplo los embutidos. También, por lo general, un intolerante puede tomar pequeñas dosis de lácteos o, al menos, alimentos que contengan suero de leche, pero como yo tengo que ser la rara no puedo ni tomar leche tipificada como Sin Lactosa (mi intolerancia a día de hoy es total y absoluta y siempre queda un pequeño porcentaje de este azúcar).

¿Por qué a mí me hace daño la lactosa y la mayoría de la gente no?

Ahora vamos a lo guay, a la chicha, al meollo del asunto. ¿Recordáis la proteína que os dije más arriba que yo no producía? Pues bien, vamos a llamarla enzima, y de apellido lactasa. Todos los mamíferos, en su etapa lactante, producen esta enzima. Esto les sirve para digerir la leche materna y que no les haga daño. Cuando crecen y dejan de alimentarse de su madre dejan de necesitar la proteína y naturalmente dejan de producirla. El ser humano, a lo largo de los miles de años de evolución, ha conseguido seguir produciendo lactasa más allá de su época lactante salvo unos pocos desafortunados (que si la industria alimentaria no fuera como es no importaría, pero eso ya es otro tema).

Y ya, para finalizar:

¿Qué síntomas presenta la intolerancia a la lactosa?

Ojo, que no soy médico así que voy a hablar desde mi propia experiencia. Que nadie se me autodiagnostique, ¿vale?

A todos nos ha quedado claro lo que es la lactasa y para qué sirve, ¿no? Entonces, si no hay lactasa no se puede digerir la lactosa y si no se puede digerir la lactosa... ¿Qué pasa? Pues que ésta fermenta a lo largo de todo el sistema digestivo. Esto, que no suena nada apetecible, a mí me ha producido (si estáis comiendo, parad) desde diarreas mañaneras hasta vómitos, pero en una de mis peores épocas me destrocé tanto el intestino que terminé con anemia.

Como veis, si bien cuando alguien te dice que es intolerante (que no alérgico) es fácil entender el concepto, realmente tiene bastante más ciencia de lo que la mayoría de vosotros pensabais. Seguro que también os preguntáis el motivo de tamaña parrafada en mi regreso a la plataforma pero es que, aunque tenía algo mucho más ameno, es un tema que me toca mucho las narices por cositas que os contaré en la siguiente entrada sobre este tema (anécdotas varias, ya veréis). De cualquier forma, tengo en mente una cosita para el mes que viene que espero que os guste.

Prometo dejarme caer pronto por aquí con la continuación, ¡no perdáis de vista el blog!

No hay comentarios:

Publicar un comentario