Ha sido un año de cambios

29.12.18

Madre mía, a ver si recuerdo cómo se hacía esto...

¡Hola de nuevo, neuronas mías! Espero que no me hayáis echado mucho de menos porque si sí, menuda decepción habré sido para vosotros. Sé que nunca aprendo, que siempre prometo cosas y después nunca las hago, y os pido perdón por haberos dejado colgados durante los últimos seis meses.

Por Annie Spratt en Unsplash
En mi defensa diré que no he parado de publicar aunque fuese en otros medios y que, ay, me bloqueé. En verano admito que llegué a echar de menos el blog, pero cuando quise retormarlo... No sé, no me sentía conforme con las palabras que escribía. Nada salía a derechas. ¿Y sabéis qué? Que me alegro, porque este parón me ha venido bien. Para respirar, para encontrarme.

No soy la misma persona que hace un año y ha sido ahora hacia el final cuando más tiempo he podido dedicarme a mí misma para recuperar lo que había ido dejando atrás. Mentalmente no estoy completamente recuperada pero he vivido cosas maravillosas aunque fuese en mi propia ciudad, o hasta en mi propia casa. He ido a sitios preciosos, por fin he podido disfrutar de una personita tras doce años de amistad, se han abierto las puertas a un viaje maravilloso, he conocido a gente increíble a través de la pantalla... ¡Y me voy a tatuar por primera vez! Además de todo lo que me quedará en el tintero, claro, que mi memoria funciona cuando quiere.

Realicé proyectos y otros nuevos están en camino. También es muy posible que empiece clases de dibujo y el próximo año, definitivamente, seré universitaria. He perdido casi 10 kilos y sigo bajando (aunque ahora un poquito más despacio). ¿Lo malo? No tener un empleo fijo... Sin embargo, tengo energía para seguir intentándolo.

Lo más importante es que he encontrado pedacitos de mí que no sabía ni que existían. Sé que aún quedan más por recoger y que me los hallaré donde menos me lo espere, seguiré intentando crecer hasta que aparezcan.

¿Propósitos para 2019? Habiendo cumplido el de este año, tres: una entrada al mes, un dibujo a la semana y ser rematadamente feliz.

2 comentarios

  1. ¡Sí, espera que te voy a echar una bronca...! Ay no. Que hice lo mismo que tú. Pero bueno, yo ya no hago promesas. Creo que todos los que me leeis sabéis que soy como el viento: vengo cuando me da la gana y arraso con todo, jajajaja.

    ¡Buen propósito! Una entrada al mes es una meta alcanzable para nosotras.

    ¡Bicos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo voy a dejar de hacerlas, porque a este paso... 😂 Y sí, ¡creo que una entrada al mes es más que asumible!

      ¡Un biquiño Nere! ❤

      Eliminar

© My Brain Wants Chocolate. Design by FCD. Modified by Nuna Oakwood. Pics without author below are from Unsplash and Pixabay.